30 frases equívocas en la capacitación del proceso penal

PERGAMINOS DE JUSTICIA.B.MEGF.SAB.19 JUNIO 2010.736

 

Es claro que nuestro Sistema Procesal Acusatorio ha sido acuñado desde la Constitución Política, a partir de la reforma del 18 de junio del 2008.  Antes de ella había dos códigos parcialmente reformados –Nuevo León y Estado de México- y cinco códigos que habían asumido una reforma total y sistemática –Chihuahua, Oaxaca, Morelos, Zacatecas y Baja California-.  A partir del 16 de octubre del 2008 se cuenta con el “modelo” del Código Modelo.

No se puede ignorar, sin embargo, que el 12 de diciembre del 2005 se había dado una reforma del artículo 18 de la Constitución Federal relacionada con la Justicia Integral para Adolescente; la reforma relacionada con protección de datos (2009); las acciones colectivas (2010) y, las dos relacionadas con el amparo y los derechos humanos (2011).  Por ende, cuando se opina en materia de sistema de justicia penal en México por lo menos se deben conocer estas reformas y quizá –si se ve conveniente en cada entidad federativa-, cada codificación particular.  Sin embargo, a pesar de tanta norma existen hoy 20 ideas equivocadas en los capacitadores que se han hecho “derecho” y/o “proceso”, más importantes que la propia Constitución, los Tratados Internaciones y las Leyes. ¡Qué pena escuchar una sola en un experto, peor aún que todas es posible escucharlas en uno solo! ¡Peor aún que se escuchen y no se cuestionen, que se expongan y nadie las controvierta.

1. “Hay que quitarse el chip”.  Una frase que nos hace pensar que todo lo que hemos hecho y todo lo que hemos estudiado no ha servido de nada. Aun así, muchos la repiten hasta el cansancio.  ¡Qué pena es despreciar el conocimiento, la ciencia, la experiencia y la lógica, si con ellos debemos valorar los hechos, las pruebas y el derecho!

2. “Nada de lo que usted viene haciendo en el viejo sistema sirve para el nuevo sistema”.  Una frase que utilizan, por lo general, los que han ido a estudiar el sistema en los Estados Unidos de América, litigando ante un jurado lego, a pesar de que nosotros no lo tenemos y no lo necesitamos.

3. “El Fiscal –el agente del Ministerio Público- no puede apersonarse a la escena del crimen, porque se convierte en testigo”.  Esa frase es inconstitucional porque al Ministerio Público corresponde la investigación de los delitos (Cfr: art. 21).

4. “El dato de prueba no es prueba, es solo un dato, sin valor probatorio”.  Luego se ordenan medidas cautelares, ordenes de aprehensión, cateos, la sentencia condenatoria de procedimiento abreviado con esos datos de prueba. Es claro que esa frase saca de contexto lo que dispone el artículo 20, A, III en relación con las pruebas.

5. “El problema es que no saben porque no han recibido capacitación”.  Es una frase peligrosa, porque, para un oficial de policía, un agente del Ministerio Público, un Juez, un abogado, solo basta la lectura del código para conocer el proceso. ¡Cuidado con exigir la capacitación para evitar el estudio atento de la ley!

6. “No permitan “nunca” que el Juez supla la queja al Ministerio Público. Hay que estar pendiente para evitarlo”. Lo escuche de un Juez capacitador. ¡Qué pena!  No saben distinguir entre lo que es una corrección y la suplencia de la queja. Como si el proceso estuviera hecho para admitir el error, el vicio. Todo vicio debe ser advertido o corregido de oficio.

7. “La policía no puede –porque no sabe, porque no le corresponde- calificar el hecho delictivo”.  ¡Claro!, ¿luego qué hecho investigan?  Es cierto que al final prevalece la calificación de sentencia y/o de casación. Pero, la policía no sabe investigar si antes no sabe qué tipo de delito está investigando.

8. “No se puede citar la doctrina porque no es fuente de ley”. Una frase muy utilizada por algunos Jueces que, de hecho, escriben libros y citan textos en sus sentencias sin decir la fuente.  Cuando se cita la doctrina no se hace como ley sino como criterio de interpretación.

9. “No se puede porque es inconvencional”.  Es una frase nueva muy peligrosa. A todos les ha dado por citar la Convención sin saber cuál.  De hecho, hemos tenido que enfrentar a los alumnos a la propia norma para que “lea” que no dice lo que él cree que dice, porque, al igual que ocurre con la constitución y las leyes, ya se cita sin haberla leído, esto es “de oídas”.

10. “La nueva jurisprudencia ya cambió de criterio”.  Se trata de otra frase nueva. Como si fuera discusión de bar o de un estadio, es frecuente escuchar que todo lo anterior dejó de ser y que ahora es nuevo.  Sin embargo, no hay fuente de referencia. ¡Cuidado con la cacería de brujas!

11. “Cabe denunciarlo ante la Corte Interamericana”.  Me dio mucha risa escuchar de un capacitador –ya no una sola vez- esta frase.  Muchos creen que el control difuso es la capacidad procesal de denunciar, luego del Amparo, ante la Corte. De hecho, ignoran que existe, de previo, un trámite ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. ¡La ignorancia es atrevida!

12. “La mejor técnica para los juicios orales es una buena oratoria”. No se ignora la importancia de la oratoria y el arte de la retórica. Sin embargo, un proceso penal se gana con el desahogo y análisis de las pruebas, no con un discurso preparado y/o construido en la audiencia. ¡Cuidado que la justicia no es demagogia!

13. “El que no sabe teoría del caso no sabe derecho penal”. Una frase que, de hecho, ha suscitado “escuelas procesales”. Para cualquier persona con experiencia el hecho delictivo se fija en el auto de vinculación. ¡Cuidado que, luego, ya no hay sorpresas!

14. “Una teoría del caso ganadora”. La frase, de hecho, fue el título de una conferencia. Es una nueva posición procesal que centra el proceso en una “teoría del caso” sin darse cuenta que el proceso mexicano gira, por mandato constitucional, en los hechos de la formulación de imputación.

15. “Es más importante la teoría del caso que la teoría del delito”.  Se trata de una frase que utilizan muchos teóricos del derecho, a los que agarró sin teoría del proceso, sin práctica de litigio el nuevo proceso penal. Entonces, desde sus escritorios, opusieron a la teoría del caso su teoría del delito, sin darse cuenta –porque nunca habían litigado- que ambas teorías son lo mismo, una vista desde el derecho sustantivo y la otra, desde el derecho adjetivo. 

   16. “La característica más importante del Juicio oral es que no hay expedientes”.  Esta frase la volví escuchar cuando tenía en mis manos una sentencia de más de 300 páginas.  Igual, cuando veo las “carpetas de investigación” del Estado de México.  Los Jueces tienen tanta desconfianza en sí mismos que procuran documentar en la sentencia –casi transcribiendo el video- toda la audiencia.  Los agentes del Ministerio Público prefieren recibir toda la declaración, que una simple entrevista.

17. “En la audiencia intermedia hay que ofrecer o el perito o la pericia, pero no ambos”. No podemos ignorar que el debate interroga al perito. No conviene olvidar que, a través del perito, es posible introducir la pericia. El juicio oral no tiene como truco evitar el recurso de lo que ha quedado por escrito. ¡Cuidado la confiamos todo a la memoria!

18.  “Fundar es pegar las leyes y motivar, es pegar las tesis jurisprudenciales”. Escuche esa respuesta al preguntar: ¿para qué se pegan las normas de las leyes en las sentencias? ¿Para qué se pegan las jurisprudencias en los autos y sentencias?  No se olvide que la ley y la jurisprudencia son argumentos de autoridad.  Los argumentos no se pegan, se utilizan para dar razones.

19. “La jurisprudencia es obligatoria y, por ende, hay que pegarla toda”. He escuchado esta respuesta cada vez que escucho preguntar: ¿por qué si no tiene relación con la sentencia se pega esa jurisprudencia? ¡Interesante criterio!, ¿verdad?  Dicen que los Jueces de Distrito, más que conocer del fallo cuentan las tesis que vienen pegadas en los autos.

20. “La detención es ilegal si no hay una víctima o testigo que señale al imputado”. Se trata de una frase que hemos escuchado en casi todas las audiencias de control de la detención.  Indicio precede de “índice” –dedo índice-, esto es, señalar, indicar.  No se refiere a una persona sino, como indicio, la prueba y/o situación que indica en flagrancia la relación causa efecto entre hecho y autor.

21. “¿Usted ha recibido capacitación?”.  Una frase, por lo general de los Jueces de Control, cuando quieren “regañar” a un abogado en audiencia. Tal parece que no es importante saber leer, haber estudiado, o conocer el código y el proceso y/o tener título de licenciatura, especialidad, maestría y/o doctorado sino, como lo indican los “jueces” haber tenido “capacitación”.

22. “No estoy dispuesto a estudiar el código hasta que no nos den capacitación”.  Esta frase es muy dura.  Se la hemos escuchado a Jueces, Agentes del Ministerio Público y abogados defensores.  Para ellos, es obligación de los Directivos capacitarlos.  Por ende, no pueden exigirles la lectura de la ley si no están dispuestos, antes, a capacitarlos.    

23. ¿Sabe cuándo los jueces no vinculan? Cuando hacen falta las pruebas periciales. Es una frase que han inventado los Agentes del Ministerio Público para legitimar la inopia al integrar la carpeta de investigación.  No pueden negar que demuestra cultura de “averiguación previa” tanto el Juez como el Fiscal que así proceden.

24. “La prueba es ilegal si no se acompañan las actas de cadena de custodia”.  No ignoro, en esta frase, lo que se dispone en el Decreto Federal de Cadena de Custodia, pero no ignoro igualmente que ese decreto está totalmente equivocado en relación con la cadena de custodia. Cadena de custodia es demostrar que el siguiente eslabón procede después del anterior.

25.  “La audiencia es a las cuatro de la mañana porque a esa hora se vencen las cuarenta y ocho horas”.  No pueden negar que esta frase parece una excusa, para un esposo infiel, para llegar tarde.  Pero no. Es una frase cierta.  Algunos agentes creen que, para cuando se venza el plazo de las 48 horas debe pedirse y debe ordenarse la audiencia de control de la detención. 

26. ¿Renuncia usted al plazo constitucional? Es una frase que utilizan los Jueces de Control después de formulada la imputación.  No se dan cuenta, sin embargo, que ese plazo no es del imputado sino del Juez (Cfr: art. 19) y, por ende, que el único que puede renunciar al mismo es el propio Juez.

27. ¿Quiere usted que le resuelva dentro de las 72 horas y/o dentro de las 144?  Señor Juez, le dijo el imputado, llevo 48 horas detenido y ahora usted me da 72 horas más y las aumenta –a mi favor- por otras 72. ¿No puede resolver ya, cuando a todas luces soy inocente?

28. “La audiencia más importante es la formulación de imputación”. Es una audiencia que aparece en algunas codificaciones.  No se olvide que la imputación la hace el agente del Ministerio Público en la audiencia inicial y/o de vinculación a proceso.  No existe una audiencia para formular imputación sino para solicitar vinculación a proceso que exige la imputación.

29. Si el imputado solicita plazo, no olviden exigir medidas de caución.  No se olvide que, por mandato del artículo 19 Constitucional, el Juez puede mantener al imputado detenido, sin ninguna resolución que le obligue, 72 horas más el plazo que le prorrogue el imputado.  (Constitucionalmente nunca ha sido dúplica).

30. No se olvide que, las del 19 párrafo segundo, exigen prisión preventiva oficiosa.  No se ignore, desde una interpretación favorable al imputado, que prisión preventiva oficiosa no significa prisión preventiva obligatoria.    

 

Dr. José Daniel Hidalgo Murillo.

__________________________________________________________________

Nota: Agradezco profundamente a mi amigo el permitirme compartir su interesante reflexión.

Comments