A pesar de una vida brillante… (Anónimo)

CALAVERAS-CUATRO

En 1917, a los 45 años de edad, un destacado profesor contrajo matrimonio con una joven discípula suya. En los primeros cinco años de matrimonio transcurridos, el citado profesor demostró cómo la no exigibilidad de otra conducta dinamita la culpabilidad. Siete años después perdió la vida el profesor Decano de la Facultad de Derecho de la Universidad de Francfort. Su esposa declaró entonces:

 A pesar de la vida brillante, e incluso exitosa de su marido, él sin embargo no fue feliz.

 Así es como una mujer puede ensombrecer la imagen de su marido. Ayer platicaba con mi esposa: “Aunque tuvieras que mentir ─le dije─, preferiría que dijeras, que a pesar de la vida para nada brillante ni mucho menos exitosa de tu marido, él sin embargo fue muy feliz”. ─¿Por qué?─, me preguntó. Porque le era exigible un comportamiento diverso a la esposa de Berthold Freudenthal.[1]

 En 1954, cuando la teoría de la no exigibilidad de Freudenthal había sido atacada, y cuando dicha teoría estaba considerada “como una especie de estrella fugaz”, el maestro de Claus Roxin ─Heinrich Henkel─ hizo de la teoría de la no exigibilidad: “el principio regulador de toda la teoría del delito”.[2]

Pasaron 72 años hasta que el Código Penal Federal mexicano hiciera referencia expresa a la no exigibilidad.[3] Hoy todavía diversos Códigos Penales de la República omiten cualquier referencia. El CNPP, en su artículo 405, alude a la inexigibilidad de otra conducta como causa excluyente de la culpabilidad.

¿Puede alguna Entidad federativa aplicar una causa de justificación o de inculpabilidad a que hace referencia el artículo 405 del CNPP?, es decir: ¿el principio según el cual se prohíbe la aplicación analógica de la ley penal resultaría aplicable para las causas de justificación y de inculpabilidad?

 En palabras de Hans Welzel:

“son admisibles la analogía que restringe la punibilidad y el derecho consuetudinario que suprime la punibilidad, del mismo modo las causas de justificación o exculpación extra o supralegales.”[4]

 Queda para otro momento el análisis de las causas de justificación extrapenales.

Nota: Agradezco a un noble amigo el compartir con su servidor la presente reflexión

[1] Geerds, Friedrich, Berthold Freudenthal (1872-1929), trad. José Luis Guzmán Baldobar, en Culpabilidad y Reproche en el Derecho Penal. Ed. IB de F., Buenos Aires, 2006, pp. 55, 56 y ss.

[2] Donna, Edgardo A., A modo de prólogo, breve síntesis del problema de la culpabilidad normativa (2002), en La Concepción Normativa de la Culpabilidad, p. 26.

[3] Moreno Hernández, Moisés, en el prólogo al libro Teoría de la Ley y del Delito de Gerardo Armando Urosa, 2006, p. XXV, nota 50.

[4]Welzel, Hans, Derecho Penal Alemán, trads. Juan Bustos y Sergio Yáñez, Ed. Jurídica de Chile, 12ª edición alemana y 3ª edición castellana, 1987, p. 40.

Comments