¿Borrón y cuenta nueva? (Anónimo)

Biblioteca-de-Richard-Macksey

 

Dice Günther Jakobs: una sociedad no ilustrada y un Derecho penal racional no se corresponden mutuamente”.[1]

Alemania tiene un Derecho penal racional porque cuenta con una sociedad ilustrada. La opinión pública juega un papel fundamental en el proceso de Ilustración de una sociedad.

Por ejemplo, los legisladores alemanes lograron darle sentido a la reforma penal de 1975 gracias a que contaban con una opinión pública más liberal.[2]

Desde la víspera de la Revolución Francesa los alemanes ya tenían una libertad de opinión significativa, la cual no pudo ser posible sin el gremio de libreros, gremio que no pasaba de trescientas personas entre 1764 y 1806.[3]

Dada esta relación, no sólo entre opinión pública y racionalidad del Derecho, sino además y especialmente, entre editoriales e Ilustración, exijamos a los libreros mexicanos que cuiden su público, que se alejen del vicio de las reimpresiones pirata, que sean auténticos compañeros de los autores.

A nada llegarán los libreros que no asimilen el papel que juegan. Si no cabe aquí, de forma tan literal, el borrón y cuenta nueva, entonces el llamado es para las nuevas editoriales.

Nota: Agradezco a un noble amigo el compartir con su servidor la presente reflexión

[1] Jakobs, Günther, Estudios de Derecho Penal, trad. Enrique Peñaranda Ramos, Carlos J. Suárez González, y Manuel Cancio Meliá, Ed. Civitas, Madrid, 1997, p. 37. También consúltese a Prantl, Heribert, La ciencia alemana del Derecho penal debe aprender a hablar (comentario), trad. Manuel Cancio Meliá, en el libro La Ciencia del Derecho Penal ante el Nuevo Milenio, Ed. Tirant lo Blanch, Valencia, 2004, p. 374: en Alemania “parece que la publicidad en el marco de la opinión pública es de los círculos académicos un indicio de falta de cientificidad”, “quien quiera una política criminal ilustrada, debe ilustrar.”

[2] Stratenwerth, Günther, Tendencias y posibilidades de una reforma penal del Derecho penal, trad. J. Queralt, en Política Criminal y Reforma del Derecho Penal, Ed. Temis, Bogotá, 1982, p. 317: “el legislador de la segunda mitad de los años sesenta pudo contar con una concepción de la opinión pública totalmente diferente para una reforma liberal del Derecho penal.”

[3] Raabe, Paul, La Ilustración y la letra impresa, el panorama editorial alemán a finales de la Ilustración, en La Ilustración en España y Alemania, Ed. Anthropos, Barcelona, 1989, pp. 200, 201 y 203: a partir de 1764 y hasta 1945, la ciudad de Leipzig se convirtió en “la metrópoli indiscutida del comercio alemán de libros”, es decir, en una “Meca de los amantes del libro”.