No todo derecho fundamental es derecho humano:

He sostenido una conclusión compleja en mi último ensayo: no todo derecho fundamental es derecho humano.

No me deja de dar pena decir esto porque tengo claro que los derechos humanos deben ser derecho fundamental. Se suma el daño que se causa –en relación con los derechos de la víctima, en relación con la reparación del daño, en relación con la seguridad- cuando se protegen como humanos derechos que son simplemente procesales. Por eso debo dar una explicación para no confundir.

Hans Kelsen

De familia judía alemana, Hans Kelsen nació en Praga el 11 de octubre de 1881, en el aquel entonces Imperio Austro-Húngaro. Sus padres fueron Adolf Kelsen y Löwy Auguste; su padre provenía de Brody – en la región de Galitzia, en lo que hoy es Ucrania – y su madre de Jindřichův Hradec – Bohemia del Sur, hoy en la República Checa – y se conocieron en Praga dónde Adolf buscaba prosperar con su negocio de lámparas. Con tal fin en 1883 la familia se muda a Viena donde Adolf Kelsen abre de nuevo una pequeña tienda de lámparas por la cual la familia se establecería de manera definitiva en tal ciudad.