AUXILIO JUDICIAL EN ACCIÓN PARTICULAR

Asesor jurídico

Hay una pequeña confusión en el Código Nacional relacionada con el auxilio judicial y/o ministerial cuando así lo exige la causa penal. Mi objetivo es explicar esa confusión para ofrecer, con el derecho comparado, una posible solución.

El artículo 423 del Código Modelo previó “cuando no se haya logrado individualizar al acusado o determinar su domicilio, o cuando para describir clara, precisa y circunstanciadamente el hecho, sea imprescindible llevar a cabo diligencias que el acusador no pueda realizar por sí mismo, requerirá en la acusación el auxilio judicial, e indicará las medidas pertinentes. El tribunal prestará el auxilio, si corresponde.  Luego, el acusador completará su acusación dentro de los cinco días de obtenida la información faltante.[1]

Ni el proyecto de Código Federal de Procedimientos Penales ni la iniciativa de Código Único del Senado previeron el auxilio judicial.  Más bien, como si se tratará de cualquier órgano acusador, el artículo 516 del proyecto federal “la carga de la prueba para acreditar la existencia del delito y la responsabilidad del imputado corresponde al particular que ejerza la acción penal. Las partes, en igualdad procesal, podrán aportar todo elemento de prueba con que cuenten e interponer los medios de impugnación que legalmente procedan. La demostración de la autenticidad de los elementos probatorios ofrecidos no sujetos a la cadena de custodia, estará a cargo de la parte que los presente”. 

Casi en el mismo sentido el artículo 432 de la iniciativa de Código Único del Senado dispuso que “si la víctima u ofendido decide ejercer la acción penal, por ninguna causa podrá acudir al Ministerio Público a solicitar su intervención para que investigue los mismos hechos.  La carga de la prueba para acreditar la existencia del delito y la responsabilidad del imputado corresponde al particular que ejerza la acción penal.  Las partes, en igualdad procesal, podrán aportar todo elemento de prueba con que cuenten e interponer los medios de impugnación que legalmente procedan”.

La iniciativa de Código Único de SETEC previo, por el contrario, en el artículo 537 que “la carga de la prueba para acreditar la existencia del delito y la responsabilidad del imputado corresponde al particular que ejerza la acción penal. Las partes, en igualdad procesal, podrán aportar todo elemento de prueba con que cuenten e interponer los medios de impugnación que legalmente procedan, cuando se trate de medios de pruebas que impliquen actos de molestia en la investigación del delito, deberá acudir ante el ministerio público para que éste realice la investigación”.

Siguen el procedimiento de auxilio judicial el Código para el Estado de Hidalgo, Guanajuato, Nuevo León, Yucatán. Se dispone, en el artículo 434 del primero que “cuando no se haya logrado individualizar al acusado o determinar su domicilio, o cuando para describir clara, precisa y circunstanciadamente el hecho, sea imprescindible llevar a cabo diligencias que el acusador no pueda realizar por sí mismo, requerirá en la acusación el auxilio judicial, e indicará las medidas pertinentes. El Juez prestará el auxilio, si corresponde. Luego, el acusador completará su acusación dentro de los cinco días de obtenida la información faltante”. [2]

El artículo 537 de la iniciativa de Código Único de SETEC introduce una modalidad de auxilio, aunque no judicial sino, del Ministerio Público.  En efecto, luego de disponer que “la carga de la prueba para acreditar la existencia del delito y la responsabilidad del imputado corresponde al particular que ejerza la acción penal” y, como consecuencia “las partes, en igualdad procesal, podrán aportar todo elemento de prueba con que cuenten e interponer los medios de impugnación que legalmente procedan” sin embargo admite que “cuando se trate de medios de pruebas que impliquen actos de molestia en la investigación del delito, deberá acudir ante el ministerio público para que éste realice la investigación”.

No se trata de un excelente modo de introducir al Ministerio Público, entre otras razones, porque el proceso se encuentra en sede jurisdiccional y, por ende, es el Juez el que debe ordenar y no las partes las que han de pedir ayuda.  Es un dato de experiencia que en estos casos el Juez acude a la policía porque el Ministerio Público no es la institución adecuada en especial, porque como se dice en el numeral en estudio se trata de actos de molestia.  No sin razón la acción privada prescinde de la participación de esta entidad. Esta actividad probatoria depende, en todo caso, de la existencia o no de policía judicial a cargo del Juez.  En México no se cuenta con ella. 

El Código Nacional admite el auxilio judicial, tanto del Ministerio Público como del Juez de Control, aunque deja en confusión algunos extremos.

En efecto, el artículo 428 del Código Nacional dispone que “cuando en razón de la investigación del delito sea necesaria la realización de actos de molestia que requieran control judicial, la víctima u ofendido deberá acudir ante el Juez de control. Cuando el acto de molestia no requiera control judicial, la víctima u ofendido deberá acudir ante el Ministerio Público para que éste los realice.

Para el numeral en estudio “en ambos supuestos, el Ministerio Público continuará con la investigación y, en su caso, decidirá sobre el ejercicio de la acción penal” (Cfr: art. 428), lo que deja a la víctima sin recursos, produciendo un modo de hacer pública la acción penal particular, sin necesidad procesal. 

La norma en estudio prevé una decisión prudencial del Ministerio Público.  De principio, cuando la norma dispone que “en ambos supuestos, el Ministerio Público continuará con la investigación y, en su caso, decidirá sobre el ejercicio de la acción penal” (Cfr: art. 428), parece convertir la acción particular en pública.  Pero, igualmente parece decirle, al Ministerio Público, que, de la investigación realizada estudie, con prudencia, si la causa puede seguir el procedimiento de acción particular, sin daño para la víctima, el ofendido o algún tercero y/o, es preferible acompañar a la víctima u ofendido en este proceso. 

 

Dr. José Daniel Hidalgo Murillo.

Instituto de Investigaciones Jurídicas. Universidad Autónoma de Chiapas

______________________________________________

Nota: Agradezco profundamente a mi amigo el permitirme compartir su interesante reflexión.

[1] Estado de Guanajuato. Artículo 403. Cuando no se haya logrado identificar al inculpado o determinar su domicilio, o cuando para describir clara, precisa y circunstanciadamente el hecho, sea imprescindible llevar a cabo diligencias que el acusador particular no pueda realizar por sí mismo, en el escrito de solicitud de audiencia para formular imputación o en el plazo de cinco días contados a partir del día siguiente a aquel en que se recibieron los antecedentes de parte del Ministerio Público, requerirá el auxilio judicial. Lo mismo ocurrirá, respecto a los datos o medios de prueba que requiera para acreditar el hecho. El acusador particular completará su imputación o acusación, según corresponda, dentro de los cinco días siguientes al en que se obtenga la información faltante o se le niegue el apoyo requerido por resolución firme. Estado de Morelos. Artículo 398 Ter. Auxilio judicial previo. Cuando no se haya logrado individualizar al acusado o determinar su domicilio, o cuando para describir clara, precisa y circunstanciadamente el hecho, sea imprescindible llevar a cabo diligencias que el acusador no pueda realizar por sí mismo, requerirá en la acusación el auxilio judicial, e indicará las medidas pertinentes. El juez prestará el auxilio, si corresponde. Luego, el acusador completará su acusación dentro de los cinco días de obtenida la información faltante.

[2] En el mismo sentido Guanajuato. Artículo 403. Cuando no se haya logrado identificar al inculpado o determinar su domicilio, o cuando para describir clara, precisa y circunstanciadamente el hecho, sea imprescindible llevar a cabo diligencias que el acusador particular no pueda realizar por sí mismo, en el escrito de solicitud de audiencia para formular imputación o en el plazo de cinco días contados a partir del día siguiente a aquel en que se recibieron los antecedentes de parte del Ministerio Público, requerirá el auxilio judicial. Lo mismo ocurrirá, respecto a los datos o medios de prueba que requiera para acreditar el hecho. El acusador particular completará su imputación o acusación, según corresponda, dentro de los cinco días siguientes al en que se obtenga la información faltante o se le niegue el apoyo requerido por resolución firme.  Yucatán. Artículo 391. Cuando no se haya logrado identificar al acusado o determinar su domicilio, o cuando para describir clara, precisa y circunstanciadamente el hecho, sea imprescindible llevar a cabo diligencias que el acusador no pueda realizar por sí mismo, requerirá en la acusación el auxilio judicial, e indicará las medidas pertinentes. El tribunal prestará el auxilio, si corresponde. Luego, el acusador privado completará su acusación dentro de los cinco días de obtenida la información faltante. Nuevo León. Artículo 416. Auxilio judicial previo. Cuando no se haya logrado individualizar al acusado o determinar su domicilio, o cuando para describir clara, precisa y circunstanciadamente el hecho, sea imprescindible llevar a cabo diligencias que el acusador no pueda realizar por sí mismo, requerirá en la acusación el auxilio judicial, e indicará las medidas pertinentes.  El Juez prestará el auxilio, si corresponde. Luego, el acusador completará su acusación dentro de los cinco días de obtenida la información faltante.

Comments