Guatemala: 17 muertos en la cárcel Granja Penal Canadá

22195289_xl

Por lo menos 17 personas resultaron muertas en los enfrentamientos dentro de una cárcel de Guatemala, que lleva la violencia a nuevos picos en un sistema penitenciario plagado por el hacinamiento, las pandillas y la corrupción.

El enfrentamiento estalló dentro de la cárcel Granja Penal Canadá en la tarde del 29 de noviembre y se extendió por varias horas hasta que se desplegaron unos 2.000 policías para retomar la cárcel, según informes de AFP. De los 17 prisioneros que se encontraron muertos tras el hecho, siete habían sido decapitados en una pelea entre internos.

El viceministro del interior de Guatemala, Elmer Sosa, aseguró que las fuerzas del orden ya retomaron el control del penal, algo que no habían intentado antes para evitar un enfrentamiento entre reos y policías.

Según Sosa, uno de los fallecidos fue por arma de fuego y el resto por arma blanca.

Por su parte, Rudy Esquivel, vocero del Sistema Penitenciario, descartó que entre las víctimas haya guardias.

La causa fue una riña entre ellos aunque se sigue investigando”, señaló Esquivel, descartando el intento de fuga como habían reportado algunos medios.

El enfrentamiento comenzó después de las horas de visita del domingo.

La Granja Penal Canadá, que no es de máxima seguridad, está ubicada a 60 kilómetros al sur de la capital, Ciudad de Guatemala. Como en gran parte de la región, las condiciones en la mayoría de los establecimientos carcelarios de Guatemala son execrables, debido en gran parte al intenso hacinamiento. En general, el sistema carcelario del país tiene un índice de ocupación de 270,6 por ciento, mientras que en la Granja Penal Canadá, hay más de 3.000 reclusos en un espacio construido solo para 600.

Con este incidente, ya son 39 los presos fallecidos en lo que va del año en Guatemala.

Esa cifra supera el récord de 2005, cuando fallecieron 30 por varios motines.

Aunque tales problemas crean condiciones fértiles para la violencia en prisión, la situación se exacerba con la presencia de las pandillas callejeras o “maras“, Mara Salvatrucha (MS13) y Barrio 18. Estas suelen buscar tomar el control de las lucrativas oportunidades de negocio que se encuentran en la economía en prisión, incluyendo actividades como la extorsión y la venta de droga.

Si los informes preliminares están en lo cierto, y las matanzas fueron un intento de prisioneros comunes por quebrar el control de las pandillas, entonces esta masacre repite anteriores episodios de violencia en el sistema carcelario guatemalteco, en particular un incidente ocurrido en 2008 cuando los reclusos asesinaron a siete pandilleros, los decapitaron y pusieron sus cabezas en palos.

Según la BBC, la masacre de la Granja Penal Canadá eleva a 39 el número total de muertes en cárceles de Guatemala ocurridas en 2015, mucho más que el récord anterior que se registró en 2005. Ese año, la MS13 lanzó una serie de confrontaciones, después de abandonar su política de no agresión hacia sus rivales encarcelados.