Ideas vinculadas al ámbito profesional de los abogados postulantes

“Después de tantos años estudiando la ética, he llegado a la conclusión de que toda ella se resume en tres virtudes: coraje para vivir, generosidad para convivir, y prudencia para sobrevivir.”
Fernando Savater
ARMANDO JUÁREZ BRIBIESCA
En la actualidad se está gestando una nueva lógica en el ámbito profesional de los abogados, en la que se comienzan a modificar las formas de ejercer, tanto en lo individual, así como en lo colectivo. Y ante este escenario, resulta relevante tener en cuenta que todo abogado postulante debe mantener un nivel profesional óptimo para estar en condiciones de ejercer la profesión, de manera tal, que se garanticen los intereses de sus representados de forma adecuada en juicio.
A efecto de contextualizar lo anterior, es dable reflexionar en torno a las pautas comprendidas en el Proyecto Tuning para América Latina, y tal vez, podríamos partir de la expectativa de que todo Abogado al concluir la licenciatura en Derecho, adopta y asimila las siguientes competencias:
1.- Conocer, interpretar y aplicar los principios generales del Derecho y del ordenamiento jurídico.
2.- Conocer, interpretar y aplicar las normas y principios del sistema jurídico nacional e internacional en casos concretos.
3.- Buscar la justicia y equidad en todas las situaciones en las que interviene.
4.- Estar comprometido con los Derechos Humanos y con el Estado social y democrático de Derecho.
5.- Capacidad de ejercer su profesión trabajando en equipo con colegas.
6.- Capacidad de trabajar en equipos interdisciplinarios como experto en Derecho contribuyendo de manera efectiva a sus tareas.
7.- Comprender adecuadamente los fenómenos políticos, sociales, económicos, personales y psicológicos -entre otros- , considerándolos en la interpretación y aplicación del Derecho.
8.- Ser consciente de la dimensión ética de las profesiones jurídicas y de la responsabilidad social del graduado en Derecho, y actuar en consecuencia.
9.- Capacidad de razonar y argumentar jurídicamente.
10.- Capacidad de dialogar y debatir desde una perspectiva jurídica, comprendiendo los distintos puntos de vista y articulándolos a efecto de proponer una solución razonable.
11.- Considerar la pertinencia del uso de medios alternativos en la solución de conflictos.
12.- Conocer una lengua extranjera que permita el desempeño eficiente en el ámbito jurídico (inglés, portugués y español).
13.- Capacidad para usar la tecnología necesaria en la búsqueda de la información relevante para el desempeño y actualización profesional.
14.- Capacidad para aplicar criterios de investigación científica en su actividad profesional.
15.- Capacidad para aplicar sus conocimientos de manera  especialmente eficaz en un área determinada de su profesión.
16.- Capacidad de enfrentar nuevas situaciones y contribuir a la creación de instituciones y soluciones jurídicas en casos generales y particulares.
17.- Capacidad para redactar textos y expresarse oralmente en un lenguaje fluido y técnico, usando términos jurídicos precisos y claros.
18.- Capacidad para analizar una amplia diversidad de trabajos complejos en relación con el Derecho y sintetizar sus argumentos de forma precisa.
19.- Capacidad para tomar decisiones jurídicas razonadas.
20.- Comprender y relacionar los fundamentos filosóficos y teóricos del Derecho con su aplicación práctica.
21.- Demostrar conciencia crítica en el análisis del ordenamiento jurídico.
22.- Capacidad de actuar jurídica y técnicamente en diferentes instancias administrativas o judiciales con la debida utilización de procesos, actos y procedimientos.
23.- Capacidad para decidir si las circunstancias de hecho están suficientemente claras para poder adoptar una decisión fundada en Derecho.
24.- Actuar de manera leal, diligente y transparente en la defensa de intereses de las personas a las que representa.
En este contexto, partimos también de la expectativa de que además cuentan los abogados con la capacidad de materializar estrategias que le faciliten el aprendizaje activo, tanto en lo individual como en lo colectivo; resultando relevante el trabajar en equipo con la teleología de resolver problemas mediante el:
Aprendizaje basado en problemas
•Busca utilizar dificultades reales para que el abogado adquiera e integre nuevos conocimientos, para así fomentar el desarrollo de habilidades con las que pueda dar solución a los desafíos prácticos.
Aprendizaje basado en proyectos
•Propone una situación problemática, pregunta o reto cuya solución exija al abogado la investigación y aplicación de los conocimientos adquiridos.
 
Método del caso
•Consiste en plantear, una situación o problema semejante al abogado que se le pudiera presentar en sus quehaceres profesionales, para que mediante la resolución del mismo, desarrolle los conocimientos y las habilidades necesarias para la búsqueda de soluciones a los problemas jurídicos.
Aprendizaje colaborativo ó cooperativo
•Su propósito es fomentar el trabajo en equipo y las relaciones humanas positivas, para que los juristas trabajen juntos y logren metas comunes, mediante la búsqueda de resultados benéficos para los clientes.
En consecuencia, resulta relevante asimilar y adoptar la deontología profesional, pues ésta deviene en un pilar fundamental en la materialización del nuevo Sistema de Justicia Penal, y repercute de forma positiva, en todas las Instituciones vinculadas en la capacitación continua de los Abogados que privilegian su formación ética.
Todo lo anterior, implica adoptar los principios de: independencia del abogado, libertad de defensa del abogado, integridad profesional del abogado, secreto profesional del abogado, lealtad profesional del abogado, etc. Con la finalidad de mejorar las relaciones:
A.- Abogado – Cliente;
B.- Abogado – Parte contraria; y
C.- Abogado – Tribunales.
 

Comments